Es un tratamiento que reune varias técnicas para minimizar la progresión de miopía, el cual puede beneficial a los niños y adolescentes que son miopes o que están en riesgo de comenzar a serlo.

La miopía más común empieza a desarrollarse entre los 6 y los 11 años, y va aumentando a lo largo de la adolescencia, estabilizándose al final de ésta o en los primeros años de la veintena (aunque hay diferencias considerables entre distintas personas).

Por supuesto, la miopía se puede compensar con gafas o lentes de contacto, pero hasta ahora no era posible reducir la velocidad de crecimiento de la miopía con lentillas blandas. 

Esta lente de contacto blanda especial es un gran avance científico y tecnológico. No es solo una compensación óptica para que el paciente pueda ver bien de lejos y de cerca, sino que también se ha demostrado que ofrece una forma simple y cómoda de controlar su progresión. en la mitad de los niños que la llevaban, la progresión de la miopía fue reducida en un mínimo del 50%.

Es adecuada para niños y jóvenes de entre 6 y 18 años. Por lo general, cuanto antes aparce la miopía más probabilidades hay de que ésta progrese a niveles mayores. por lo tanto, es conveniente que los niños comiencen el tratamiento con ella nada más aparecer la miopía.

Publicado: 28 de Junio de 2017